miércoles, 22 de junio de 2016

Desesperación e impotencia en momentos caidos

Durante un periodo muy corto, el tiempo parece que nos traiciona, haciéndolo muy largo y mas difícil de superar, pensando que esto nos puede debilitar, nos damos cuanta al verlo más detenidamente que sirve apara tener más tiempo de analizar la situación en la que estamos, y así poder volvernos más fuertes.

Dada la situación en la que estamos, nos podemos dar cuenta que es más lo que sentimos y pensamos que lo que en verdad es, tenemos que seguir adelante y encontrar un momento para meditar, y volver a nuestra mente, nuestro lugar mas armonioso que hay, allí podemos descansar de un momento muy difícil, tedioso y desesperante al no haber terminado dicho momento.

¿Quienes son los que tienen ganas de tirar la toalla?, ¿quienes son los que están considerando tirarla?, son 2 tipos diferentes de personas, unas lo dudan, y otras quieren respectivamente. Unas tienen más razones por no tirarla y otras no saben cuales son... pero sienten algo que los impulsa a dudar y no tirarla. Aunque la situación sea difícil y sientan que su máximo está apunto de romperse, la mejor forma de seguir adelante es algo que cualquier ser humano tiene, y es vencer dicho 100%.

Nuestros cuerpos están diseñados para soportar mucho daño, pero nuestra mente esta hecha para soportar tanto daño como nosotros decidamos, por eso aun en la orilla de la desesperación y la derrota, nosotros podemos seguir adelante, aun cuando el cuerpo moribundo y con daños irreparables esta apunto de morir, nosotros podemos seguir luchando, así que te pregunto a ti ¿hasta donde quieres llegar? ¿cuando tu mismo tirarás esa toalla de fuego que tanto te quema?.

Al tener cualquier conflicto lo mejor es comenzar desde un momento a buscar soluciones antes de volver a la desesperación y estrés, y comenzar a solucionarlo, utilizar todo lo que tienes a tu mano para allás una solución y ese estrés disminuirá, es la única manera de sanar todo lo que alguien siente, y al tener una solución y sentirse impotente al momento, lo mejor es solo calmar la  mente, dejarla que se calme sola como un océano se calma cuando la tormenta cesa.

No pierdas tu fuerza, tu decides si la pierdes, al igual que tus propósitos de seguir adelante, o ese impulso que te mantiene en la duda de caer o seguir adelante, porque ese impulso y ese propósito, es la razón por la cual sigues adelante.