martes, 3 de octubre de 2017

El miedo a sentir

Un dia te percatas que algo que quisiste, ya no está, se desvaneció, un amor querido ya no es amor, un ave que volaba ante tus ojos se fué al norte y nunca más estará.

Dadas las circunstancias de esto, puedes haber sentido un dolor que parecía permanente en tu corazón, un dolor de aquellos que nunca se van, y que sientes que ya lo superaste. No, nunca lo vuelvas a decir, no te mientas, ¿sirve realmente curarse con solo pensar que se esta curado?, la manera de curarse siempre duele, duele porque la única persona que puede sellar el dolor, que puede derrotarlo eres tu.

El enfrentamiento de este es arduo y duro, como enfrentar a tus peores miedos, enfrentas tus peores dolores para que nunca más te afecten, la cuestión aquí no es ignorar esa herida que aun persiste e intentar no lastimarse de nuevo, lo realmente importante es curarse y fortalecerse, ¿como piensas ser más fuerte?, ¿como piensas realmente superarlo?.

Ser fuerte es enfrentar los miedos, no evitarlos, lo único que crearás con eso es que llegue un punto en que te vuelvas incapaz de pelear con nuevos monstruos, con nuevas tristezas, que tarde o temprano, terminarán por derrocarte, tus puntos débiles serán expuestos y ya no serás dueño de tu reino, y tu reino, eres tu mismo.

Un buen caballero que a luchado contra todos sus males, es alguien que a sido lastimado a montones, pero que gracias a ello, ahora puede experimentar las mayores de las felicidades, las mayores de las gratitudes, y los mayores de los amores sin resultar lastimado de ningún modo.

El dolor existe no para evitarlo, sino para enfrentarlo, para seguir adelante y buscar la felicidad. Me llena de tristeza esto ¿saben porque?,  Porque evadir el dolor, tratar de nunca experimentarlo, es lo mismo a evitar la felicidad, a tratar de nunca experimentarla.

Las mayores felicidades son experimentadas por quienes lucharon contra sus peores dolores, sus peores miedos y sus peores tragedias, en ellos esta la fuerza, la paz, la armonía la felicidad y el verdadero amor.

Lucha contra el dolor, y así este te brindará el amor.

Lucha contra la desconfianza, y así esta te traerá las mayores confianzas.

Cae, sangra, deprimete, se traicionado, toca el fondo, ve la verdadera oscuridad, y así, podrás experimentar la mayor felicidad, la mayor plenitud, tener a los más fieles, y tocar el cielo.

Los que más sienten, son los que más felicidad traen, los que más han vivido, y los que más viven, porque ellos son los que más dolor han traído, aprende a sentir el dolor, y acéptalo, porque tanto el mal y el bien son necesarios para saber cual de ellos es el bien y cual de ellos es el mal, si no, nunca estarás realmente vivo.